28 de marzo de 2008

Una rosa de Francia - Cara b

La canción que cambió el destino de Cuquita, la protagonista, fue "Una rosa de Francia".
Y la responsable indirectamente de esa canción no es otra que Edith Piaf.
La escritora le dedica al menos un par de páginas a esta cantante francesa de renombre. Y en voz de un locutor habanero, lo cuenta así:

La canción se titulaba Una rosa de Francia, según el locutor, y era interpretada por Barbarito Díez en honor y bienvenida de una gran dama de la chanson française, así pronunció el locutor, la divina Edith Piaf, quien regresaba a Montmartre para:
-
Poner la gracia canalla de sus canciones en los chous de Sergio Orta.(...) lo primero que hizo Edith Piaf fue preguntarle a las cartas, y a los caracoles, si tendrá suerte con los habananeros, lo segundo fue ponerse a estudiar palabras con un diccionario francés-catellano, para poder anunciar al público sus nuevas canciones. (...)Pero lo que nos gusta a nosotros son sus canciones, su bello acento parisiense (...) Canta como una diosa, metida en su traje negro sin adornos, calza zapatos sin tacones. Todo el adorno que usa para salir a escena está en su voz. La misma voz que hace veinte años escuchaban los parisienses conmovidos en la esquina de la rue Troyon, y otras esquinas del París sentimental. (...) ¿Cómo es posible, piensan los que nada saben de ella, que esa chiquitica cabezona, con esa cara de galleta, sin afeites, y esos brazos un poco demasiado largos, con esas manita jorobadas, formen la figura de una cantante tan famosa? Para el público común, el prinicipal adorno de una artista deben ser las joyas.(...) A todo esto, cuando la orquesta hace la introducción de una canción, Edith Piaf, la grande môme (creo que quiere decir <momia>) de París, haciendo un tremendo esfuerzo de memoria, da en su español pintoresco una breve explicación de la letras que va a cantar. El espectador que la está viendo por primera vez, no acaba de comprender esa vestimenta humilde. (...) Pero...ya está cantando Edith Piaf. Las primeras frases, como su ropa, como su aspecto exterior, se han grabado en la multitud de huérfanos de brillantez y colorido.(...) ¿Qué truco obliga al público a este silencio? Es la voz de Edith Piaf. La voz dolorosa que dice canciones tristes y canallas, con el acento que le enseñaron las calles de París. Los que la escuchan no comprenden todo el significado. Unos son turistas americanos. Los más, son cubanos, que apenas han viajado hasta Miami en alguna ocasión. Pero cuando Edith Piaf está cantando, todos saben que está expresando sentimientos inmensos. Lo adivinan en el acento desgarrador de su garganta. En la agonía de su mirada lejana.(...) Hija de un acróbata y de una lavandera, del suburbio parisiense se escapaba hacia las esquinas propicias de París y dejaba oír su vocecita débil(...)Alguien le pidió que cantara canciones alegres. Que el cabaret no se prestaba para canciones tristonas. Si ella lo ha escuchado, sin dejar de sonreír con su sonrisa de muchacha triste, lo habrá perdonado. Porque ya una vez escuchó palabras parecidas, y como se trataba de un público, en su mayor parte de millonarios y de bellezas internacionales, creyó que no debía presentarse como lo hacía en las orillas de las calles citadinas. Y una modista-bajo consejos de Arletty y de Marlene Dietrich-ideó para ella un modelo exclusivo y lujoso.(...)pero el aplauso de aquella noche fue escaso y casi de compromiso. De pura cortesía. El empresario, que la observaba, la esperó en su camerino. Y sin pedir permiso, le arrancó del cuello la cruz de esmeraldas. Le quitó el vestido lujoso y exclusivo y la cubrió con el viejo trapo pobre que recordaba el de sus andanzas miserables por las calles de su ciudad natal, del París sentimental :
- Ahora vaya usted, Edith, vaya y cánteles.
Y volvió a ser la Edith que todos amaban
. Una rosa de Francia, como la canción interpretada por Barbarito Díez, que en esta oportunidad la homenajea.

Edith Piaf - La vie en rose




P.D Leyendo esto no tenía idea de quién era Edith Piaf y ni mucho menos de la existencia de Barbarito Díez. Ha sido escuchar la canción de la primera y "clac"....me ha venido a la memoria La vie en Rose como una melodía bastante familiar. Y no siendo mi tipo de música favorito, creo que cuando algo es realmente bueno las preferencias de un@ dejan de ser lo más importante.

4 comentarios:

Soy una margarita!!! dijo...

Conozco la voz de Edith Piaf desde pequeñita... mi abuela materna era francesa y vivio la epoca de exito de esta cantante... y claro está, en casa de mi abuela, una de las voces francesas que mas sonaba entre otras, era la de Edith Piaf... a mi me traen recuerdos de infancia, tardes algo oscuras en el minusculo piso de portera de mi abuela, llena de muebles viejos, la estufa de gas butano, olor a vino con gaseosa y berberechos en el comedor, mi abuela tricotando en el sofa, mi tio haciendo crucigramas y yo y mis hermanas dibujando mientras escuchabamos el disco de vinilo en el tocadiscos...

Me ha encantado el texto que has colgado...

Besos

didac dijo...

la vida en rosa !!! hace una semana vi la pelicula en la cual cuentan la vida de edith piaf...... increible menuda vida ....a kuidarse y a segir leiendo !
dieguito
besos

ardid dijo...

margarita Me he quedao así -->:)leyéndote e imaginándome cómo debería ser estar con tu familia y escuchando discos de vinilo de Edith Piaf. Genial tendría que ser...
Un beso guapa

didac Sii es verdad que está la peli también. Cuando me metí en el google para buscar cosas sobre ella ví que había una película sobre ella. Me la tendré que apuntar entonces.
Otro beso para tí Didac!

X dijo...

La peli es reciente, y le ha valido el Oscar a Marion Cotillard, la actriz que interpreta a Edith Piaf, así que en cierto modo aún estás a tiempo de "conocerla". ;-)